Temporada 2002

Un busto al cuerpo

De Ernesto Caballero. Dirección Teresita Galimany
Con Patricia Maddoni, Norna Peña, Susana Varela
Escenografía Fernando Díaz


Sinópsis

Autor
Ernesto Caballero

Cristina 1: Susana Varela
Cristina 2: Norma Peña
Cristina 3: Patricia Maddonni

Edición banda de sonido
Tian Brass

Realización escenografía
Fernando Diaz - Alejandro Castro

Música
Liliana Felipe

Diseño de iluminación
Carlos Ianni

Escenografía
Fernando Díaz

Dirección
Teresita Galimany

 

Espectáculo sin intervalo
Duración: 75 minutos

Teatro CELCIT y Auditorio UPB. Temporada 2002

Tres mujeres, de tres generaciones distintas, que representan no sólo a la mujer de hoy, sino a todo un imaginario colectivo que habiendo perdido las referencias tradicionales en lo que a otro tipo de valores se refiere, se centra hoy en día, de manera agónica y obsesiva, en el cultivo de la propia imagen.

El cuerpo, inesperadamente, se ha convertido en problemático, aludiendo a una inquietud socialmente compartida: la posibilidad de cambiarlo.

Esta fantasía, que ha estado presente desde Pigmalión a Pinocho, parece que cada vez es menos un sueño, pues la tecnología y la ciencia médica hacen posible hoy en día el milagro de modelar nuestro aspecto a la carta. Pero este no es un sueño apacible sino una posibilidad que se muestra como algo conflictivo, perturbador, por mucho que tratemos de convencernos de que se trata de algo cotidiano que roza, incluso, la frivolidad. Así al menos lo vivirán nuestros personajes.

Ernesto Caballero

 

Caos, miseria, desocupación. Crisis, hambre, depresión. ¿A quién le importa una teta más o menos, un muslo bien torneado, un culito parado? ¿A nadie, a algunas? ¿A todos, a ninguno? ¿Preocupación vana, ajena a seres comprometidos, inteligentes, educados? ¿Ningún escozor frente a esas imagen perfecta que nos mira fijo, insistente, desde pantallas y publicidades? Acosadas y acosados por lo que nos sobra y lo que nos falta, lo que no nos dieron y lo que nos quitaron, ¿miramos hacia nuestro cuerpo buscando algo distinto?

Y si lo miramos, ¿cómo lo miramos?: ¿abiertamente, claramente, valientemente, secretamente, cobardemente, vengativamente, idealmente, orgullosamente, vergonzosamente, humildemente, catastróficamente, desdeñosamente, felizmente? Contestar allí, solitas(os) frente al espejo. Solitos(as), frente a la imagen del Otro(a). Porque en medio de la crisis, las listas de espera en hospitales para cirugías estéticas de todo tipo, crecen y siguen creciendo sin precedentes. Y en palabras de la obra:
"¿... una cara estirada, intervenida, es mejor que la expresión que han ido forjando los años?" o "(Cirugía...), ¿para qué, para quién? ¿Me importa realmente? Y si me importa, ¿a quién le importa que me importe que me importa?" ¿A nadie, a algunas? ¿A todos, a ninguno?

Teresita Galimany

Notas y críticas

  • Un cuerpo a la carta
    Moira Soto. Página 12. 14/06/2002
  • Las tiranías de la moda
    Juan Carlos Fontana. La Prensa. 14/06/2002
  • En torno al cuerpo femenino
    Carlos Pacheco. La Nación. 06/05/2002

Recibí el CELCIT por email

Whatsapp Facebook Facebook