Temporada 2011

El habitante y Doméstica

Danza contemporánea.


Sinópsis

El habitante

Intérprete: Nahuel Alegre Bartoli
Música: Cristóbal Barcesat
Diseño de luces: Guillermo Tello
Fotos: Francisco Odriozola
Asistente de dirección: Victoria Larribeau
Colaboración creativa: Laura Wigutow
Dirección: Vivian Luz

 

Poema coreográfico con anclaje en los textos porveniristas que el escultor Gyula Kosice propone en su libro “La ciudad hidroespacial, 500 lugares para vivir”. El habitante transitará por el “lugar de pasos perdidos y de ausencias que se reciclan”, con “explosiones de júbilo contenido”, para adentrarse en el “lugar de uno”, para “tener ganas” atravesando “el lugar para destituir la angustia”, anidando en el “lugar para decir mamá” y finalmente “ser habitante con ala propia” que no ha de terminar en la tierra.

Duración: 15 minutos

 

Doméstica

Intérpretes: Laura Stivelman, Lucrecia Pierpaoli y Teli Ortiz
Dirección y coreografía: Grupo Pleimovil
Asistencia general: Ollantay Rojas
Vestuario: Constanza Pierpaoli
Iluminación: Grupo Pleimovil y Eduardo Spíndola

Tres mujeres, ahí, dispuestas en un espacio compartido, tan común, tan casual y tan lleno de prejuicios que son tomadas por el desequilibrio. Todo es cuadrado, prefijado y viene dado de antes; como de otro mundo. Ya no entienden más nada ¿Qué pasa si siguen el impulso? Tres mujeres habitan un espacio común. Es un living de una casa, una cocina o tres ambientes distintos; se trata tanto de un ambiente imaginario como de un bunker real. Están unidas por el vértigo y las ganas de lanzarse hacia algún lado, son tomadas por el deseo y el frenesí de la limpieza y el orden. El cuerpo es manipulado y el propio cuerpo que parece de otro se revela y las lleva a lugares absurdos e impensados.Estos tres personajes son cómplices de algo, y a la vez se ocultan cosas, se encuentran acorraladas en su propio espacio, a la espera de alguien y con la necesidad decir o romper con alguna regla. Las miradas de tensión, celos y paranoia se van deshaciendo para dar lugar a alianzas, acciones conjuntas y unísonos. Juntas todo parece más liviano. Así, se desprende el final: femenino, lleno de ilusiones y cadencioso; como una caricia para ellas mismas. La sabiduría femenina las salva y las resguarda de sus propios enemigos.

Duración: 30 minutos

 

Este espectáculo integra el ciclo de danza contemporánea 2011 COCOA EN EL CELCIT.

Temporada 2011

Recibí el CELCIT por email

Whatsapp Facebook Facebook