Temporada 2012

Los derechos de la salud (Una versión manipulada)

De Florencio Sánchez. Dirección: Mariana Díaz
Escenografía: Fernando Díaz. Vestuario: Anastasia Meier. Iluminación: Marcelo Cuervo.


Sinópsis

De Florencio Sánchez

 

Con
Luisa: Silvina Katz
Roberto/Enfermera: Eduardo Pavelic
Renata/Enfermera: Julieta Bottino
Mijita/ Enfermera: Celeste Monteavaro
Albertina/Enfermera: Julia Augé
Dr. Ramos/Médico/Enfermera: Tian Brass

 

Escenografía: Fernando Agustín Díaz
Realización escenográfica: Darío Tarasewicz
Vestuario: Anastasia Meier
Musicalización: Tian Brass y Mariana Díaz
Iluminación: Marcelo Cuervo
Asistente de dirección: Diego Salinas Slemenson

 

Dirección: Mariana Díaz

 

CELCIT. Temporada 2012

 

“Así han ido despojándome de la facultad de gobernar mi existencia, por el delito de tener la salud precaria, como si los bienes de este mundo fueran patrimonio exclusivo de la carne” Luisa, acto II

Año 1907. Luisa está infectada de tuberculosis. Su marido, hermana, amigos y criada, en complicidad con su médico personal, llevan adelante un pacto de silencio que intenta mantener a Luisa alejada de la realidad de su diagnóstico. De a poco irán separándola de todas las funciones de su vida. Luisa, frente al despojo, exigirá con furia la verdad y peleará por recuperar el gobierno de su existencia. La gran intimidad a la que las circunstancias de su enfermedad someterán a su marido y su hermana, encenderá entre ellos una pasión indisimulable. Finalmente, su progresiva enfermedad, agravada por el dolor del descubrimiento, podrá más, y ya nada les devolverá la armonía. Ni a ella ni a su entorno. Ni siquiera, el desenlace inevitable.

Los derechos de la salud (Una versión manipulada)
El silencio, el ocultamiento, la mentira, la salud y la enfermedad. La vida y la muerte. ¿Sólo los sanos tienen derecho a vivir la vida? ¿Cómo es el tiempo de vida que le resta a una persona condenada por un diagnóstico? ¿En cuánto le pertenece? ¿Qué suscita esta vida “limitada” en su entorno? Este texto de Sánchez (de una belleza poética sorprendente aunque para nosotros hoy, algo literario) se transformó en un complejo desafío y a la vez en la herramienta de oro. La textura de este lenguaje, su particularidad, exigió a los actores cuerpos, vínculos y modos de razonar que fueron construyendo el estilo. La propuesta se desarrolla en un ámbito en permanente reacomodamiento. Una casa devenida en sanatorio, a mitad de camino, que no lograr ser ni hogar ni hospital.

Notas y críticas

  • El teatro y el derecho a la muerte digna
    Mercedes Méndez. Tiempo Argentino. 18/06/2012
  • Los derechos de la salud. Una versión manipulada
    Macarena Asborno. Espectáculos de acá. 15/06/2012
  • ¿Qué salud?
    Gabriel Peralta. Crítica Teatral. 08/06/2012
  • Lucidez de dirección y actuación en una obra de hace 105 años
    Héctor Puyo. Telam. 29/05/2012

Recibí el CELCIT por email

Whatsapp Facebook Facebook