Temporada 2012

Ostras frescas

De Luis Cano. Dirección: Dora Milea. Con Ariel Osiris y Dante Iemma
VII Festival Beckett Buenos Aires 2012


Sinópsis

De Luis Cano

Con Ariel Osiris y Dante Iemma
Voz en off: Osmar Núñez

Asesoramiento en escenografía y vestuario: Alejandro Mateo
Asesoramiento en iluminación: Leandra Rodríguez
Realización de escenografía: N. Dotta / D. Iemma / E. Farina
Diseño de luces: Milea
Música: Alejandro Catarino
Producción sonora: Julieta Milea
Asistencia de producción y dirección: Andrea Giglio

Dirección: Dora Milea


Duración: 55 minutos

Este espectáculo es parte de la programación del VII Festival Beckett Buenos Aires 2012

CELCIT. Temporada 2012


Dos señores esperan blandamente en una estación la llegada de un féretro. Esperan que alguien abra el vagón posterior: un furgón que tiene la inscripción en sus puertas de "Ostras frescas". El tiempo pasa y ellos dialogan sobre la muerte, la vida, el teatro… La espera como punto de partida.  Absurdo, ¿verdad?
Luis Cano escribe esta obra inspirado en la anécdota del entierro de Chejov: “Parte de la reducida muchedumbre que se reunió en la estación para recibir al escritor, marchó tras el féretro del Gral. Keller, traído de Manchuria, y no salían de su asombro al ver que a Chejov lo enterraban con orquesta de música militar”.

Palabras del autor
... Hará diez años, leí unas palabras de Gorki sobre la vida y obra de Chejov. En ese prólogo, fechado en 1898, encontré la anécdota para ilustrar mi pieza corta titulada Ostras frescas. Escribí esos diálogos jugando con las palabras de ese poco probable idioma en que tradujeron a los rusos (no sé nada de idiomas, pero las personas no hablan así en este planeta). Escribí Ostras frescas “de una sentada” -como solían decir- como un pescador que silba para entretener su espera. ¡La espera, la obra se trataba de una espera...! Pero sin cargar las tintas sino cuchicheando suavemente, reunidos por el ridículo, bufoneando, asumiendo lo extraños que somos, nosotros las personas. Y sin llegar con este pensamiento a nada...
Chejov pedía para la realización de sus obras que los actores llevaran zapatos amarillos y calcetines de color lila. Si un personaje llevaba paraguas, era la posibilidad de que el paraguas se cayera de la mano. ¡Ninguna certeza! Sé que para vivir en una obra de Chejov hay que fumar cigarros hasta que el tabaco se pegue al labio y tomar aguardiente de caña (eso aquí, en Buenos Aires). Y saber cómo jugar a las cartas: jugar como si se tratara de la vida. 
Luis Cano

Recibí el CELCIT por email

Whatsapp Facebook Facebook