En cartel

Antígona

De José Watanabe. Con Ana Yovino. Dirección: Carlos Ianni.


Comprar o reservar

Para comprar o reservar entradas hacé clic aquí

 

De José Watanabe (Perú). Entrevistas a Ana Yovino y Carlos Ianni. Imágenes del espectáculo

De José Watanabe (Perú). Dirección Carlos Ianni. Versión libre de la tragedia de Sófocles. Con Ana Yovino.

Sinópsis

De José Watanabe
Versión libre de la tragedia de Sófocles


Con
Ana Yovino


Fotos
Soledad Ianni

Diseño cartel
Agustín Calviño

Musicalización y diseño de luces
Carlos Ianni

Escenografía y vestuario
Solange Krasinsky

Asistente
Soledad Ianni


Dirección
Carlos Ianni

 

Sin intervalo
Duración: 60 minutos


Este espectáculo cuenta con el apoyo del Instituto Nacional del Teatro


CELCIT. Temporada 2006-2007-2013-2014-2015-2016-2017

 

Fino polvo sobre toda la piel

No siendo yo argentina, solo puedo especular sobre el sentido que otorgará el público porteño a estos versos de la "Antígona" de Watanabe:

"Quiero que toda muerte tenga funeral
y después,
después,
después
olvido".

El sentido se forma cuando el receptor relaciona la construcción simbólica con algún real-real que está “afuera”. Cada comunidad comparte, además de existencia vivida, repertorios de símbolos y códigos para interpretarlos. Ese diccionario contiene saberes y convicciones previas, técnicas, reflejos, iconos, formas de festejar y traumas. Con estos componentes se modela un cuerpo individual y social no del todo controlable, no del todo consciente, y a eso se le suele llamar cultura. Desde su cultura, el grupo da sentido.

Por eso, sólo me atrevo a vaticinar que la obra del poeta Watanabe frotará fino polvo sobre toda la piel del espectador. Y así ungido, este se preguntará: ¿qué ha sucedido en mi patria?

He aquí los puros hechos:

En Tebas, pasada una guerra cruenta, la joven Antígona quiere dar sepultura al cadáver de su hermano Polinices, general muerto en combate; pero el tirano Creonte considera a Polinices un traidor por haber vuelto las armas contra sus hermanos. Le niega, pues, las honras fúnebres. Al cuerpo insepulto lo destrozarán buitres y perros, nunca será abrigado por la tierra, y jamás entrará en el reino de la luz y de la paz. Ese es el castigo horrendo.
Pero Antígona “tiene el corazón puesto en cosas ardientes, en deseos de desobediencia” y, como se sabe, la desobediencia es el alma del drama. Violando la prohibición, la muchacha asperja con vino el cuerpo del hermano, lo frota con fino polvo y lo soterra. Capturada, Creonte la condena a morir de hambre y sed encerrada en una cueva en la montaña.

En la historia reciente de Argentina también hay cadáveres destrozados y errantes, y hermanas y hermanos y padres, madres, hijos e hijas que no pudieron enviarlos hacia la luz y hacia la paz.

Algunos aconsejan:
"... agradezcamos hoy la vida
y el sol
y la paz que es un aire transparente, y empecemos a olvidar".

Otros, sin embargo, siguen empeñados en salvar a sus muertos.

Pero enseguida debo aclarar que el teatro no solo produce sentido; el teatro está cincelado con forma precisa y preciosa que golpea directo sobre la vista y el oído, y que modifica el espacio y el tiempo con acción viva. El evento teatral  no solo remite a sentido sino a deseo movilizado.

Les cuento, desde ese plano, que las imágenes diáfanas y arcaicas de Watanabe corren aéreas, regando chispas como una zarza ardiente. Corren hacia la tragedia.
Creonte frunce el ceño y declara: “Debo ser obedecido en lo pequeño, en lo justo, y aun en lo que no lo es”. Creonte me oculta los resplandores de amanecer, ahuyenta a la primavera y asusta al ciervo. Mi cuerpo, producido por el tirano, se extingue sobre sí mismo, como una vela. Pero yo no quiero la ética pequeña de la supervivencia. Quiero ser la “ola rara”. No quiero el “demorado atrevimiento” de Hemón, que llega tarde a salvar a Antígona y en vez de besar a la doncella solo puede vomitar sangre sobre sus labios.

Un golpe de teatro de Watanabe hace caer, al final, el último velo. Con un recurso súbito, el espectador queda frente a su propia pequeña alma culposa, fabricada por el tirano. El alma que no logra comprender su propia cobardía y complicidad.

Magaly Muguercia. Noviembre 2005

Notas y críticas

  • Antígona
    JaquematePress. JaquematePress. 27/06/2016
  • Actriz con temple sobre aguas turbulentas
    Moira Soto. Damiselas en apuros. 08/08/2015
  • Diez años como Antígona
    Moira Soto. La Nación. 10/07/2015
  • La actualidad de Antígona
    Mariana Biscotti. Quioz.co. 26/03/2015
  • Antígona: la que no?? un grito existencial
    Luciana Brillantino. Agencia Paco Urondo. 06/03/2015
  • El hecho maldito de la realeza
    Alejandra Varela. Página 12. 27/02/2015
  • Una tragedia donde el amor rompe las cadenas del destino
    Zaira Marchetto. Criticando teatro. Gogh. 30/07/2014
  • Antígona: Altamente recomendada
    Marián Alfonso. Cultura del Ser. 19/05/2014
  • Antígona Gloriosa
    Teresa Gatto. Puesta en escena. 17/02/2014
  • Antígona: Desobediencia y dignidad
    Pablo E. Arahuete. CQAP Medios. 25/10/2013
  • Rafaela es un escenario
    Leonel Giacometto. Diario El litoral. 29/06/2006
  • Del lado de la culpa: Ismene
    María Beatriz Acosta. Diario Castellanos. 21/06/2006
  • Menos es más
    Luis Mazas. Revista Veintitrés. 05/05/2006
  • Antígona sigue viva
    Verónica Pagés. La Nación. 19/02/2006
  • Antígona. Ana Yovino, una actriz para varios personajes
    Pablo Gorlero. La Nación. 17/02/2006
  • Un clásico con cierta audacia
    María Ana Rago. Clarín. 16/02/2006
  • Una "Antígona" múltiple
    Jorge Cortés Ancon. Diario Por Esto (México). 18/01/2006
  • Por la dignidad humana
    Ernesto Schoo. Revista Noticias. 23/12/2005
  • La lucha de justos contra justos
    Hilda Cabrera. Página 12. 30/11/2005

Recibí el CELCIT por email

Whatsapp Facebook Facebook